miércoles, 31 de diciembre de 2014

Feliz año 2015 amig@s lectores, cada uno de vosotros sois especiales para mí.


Bueno este año acaba, sé que en los últimos días he estado muy sensible y aun así me habéis leído.

Dijo un párroco un día que debíamos confesarnos si habíamos cometido algún pecado del cual nos arrepentimos y no volveríamos a hacer, yo no me confesé, cada uno de mis pecados los volvería a repetir, no por orgullo si no porque sentí y siento que así lo haría de nuevo.

Me mantengo en situaciones que prometí cambiar el empezar el año, situaciones que ahora están habladas y aclaradas y que continúan sin cambiar.

Todo tiene su momento, es cierto que a veces soy impulsiva y me dejo llevar, como también lo es que sé cuándo debo frenar en seco y esperar el momento, este año me ha enseñado que se puede amar a una persona sin saber hasta qué punto puede dolerte al perderlo.

También he aprendido que a veces, cumplir un deseo, puede hacer que tus mitos caigan y dejes de cumplir.

Este año que está a punto de acabar, me ha hecho llorar, discutir, llorar, conocer nuevas personas, descubrir cómo son las que ya conozco, he sentido el calor de amigas que llegan a ser como hermanas, he brindado dándole las gracias por ser día a día parte de los que más quiero, mis hijos.

He visto cumplido mi sueño al escuchar mis letras en las ondas  en la voz de una gran persona. Gracias Mikel, por esta gran oportunidad.

Este año que acaba lo he saboreado y aprendido  día a día, espero y deseo que el próximo sea igual.


Feliz año 2015 amig@s lectores, cada uno de vosotros sois especiales para mí. 



sábado, 27 de diciembre de 2014

Vuelve pronto, alma mía, te extraño.


Te escribo a ti, si a ti que siempre me esquivas, a ti que crees que haciéndolo me ayudas, que haces que mi vida sea más ´´cómoda´´

Te escribo porque estoy perdida. Porque el miedo a  lo desconocido me aterra.

No sé si podre sobrevivir el día a día. Ni si tú estará mi lado plenamente.

Sé que muchas veces te he ignorado, que he jugado a sentirme fuerte, que no siempre lo he conseguido siempre.

No encuentro el momento de llorar, ese tiempo obligado para cualquier persona, que ayuda y desahoga, me miro al espejo y no te encuentro.

Mi vida es una falsa, mi  sonrisa ya está cansada, mi ánimo se ha hecho a un lado, me encuentro sola y también muy poco ilusionada.

Te he buscado en la playa, también en la montaña, descanso sobre la arena y la pena me arrastra.

No te encuentro, alma mía, de tanto ignorarme me has dejado abandonada.

He intentado sentirme fuerte, buscarte en otros brazos casi obligados, que no me quieren, que son un juego, un triste gazapo.

¿Dónde estás alma mía? Ahora te necesito a mi lado, busco un camino y no es el más adecuado.

Acaba el año,  con el la ilusión, los sueños, el amor y mi estado de ánimo.

Estoy dejando que la vida me venza, ningún ser humano está a mi lado, nadie a quien contar mi pena, mi tristeza y desengaño.

Vuelve pronto, alma mía.

                                                           Te extraño 



Enmanuell L 


miércoles, 24 de diciembre de 2014

Feliz Navidad, os mando con un beso mi.....


Dirían que hoy no es un día para ´´perder´´ el tiempo escribiendo, pero si lo es.

Es un día para recordar a las personas que aprecias por su cercanía, por lo que te ofrecen día a día y para mí, también sois vosotros.

Es curioso lo que unas palabras pueden trasmitir, tanto al leerlas como al escribirlas. Yo no escribo todos los días, mis musas juegan a abandonarme de vez en cuando.

Me he dado cuenta que me leéis cuando escribo relatos eróticos y también cuando expreso mi estado de ánimo. Para mí es un aliciente pensar que personas normales como yo se identifican al leerme.

Este año ha sido  largo, he reído mucho, también he llorado, he vuelto a vivir ilusiones olvidadas, he recorrido miles de kilómetros dejando atrás miedos acumulados.

He madurado, he sentido el frió del atlántico y diez minutos después el calor del mediterráneo. He captado las risas de los dos seres más mágicos que tengo a mi lado, mis hijos.

Me han hecho sentir mal con solo palabras  y también me han levantado el ánimo.

He hecho amigos que no conozco y que creo que si los necesito, estarán a mi lado.

Me he sobrecogido al ver que la vida siempre tiene el mando, que tienes que luchar para que el corazón se continúe ilusionando.

He comprobado que la persona menos pensada, vuelve a ti para estar cerca cuando crees que todo está acabado.

He comenzado el día en mi tierra y sentirme arropada en un país extraño.

Me han faltado personas, que han decidido esperarme en otro lado, y que siempre consiguen de mi al recordarlas,  una risa o un llanto.

Hoy quiero felicitar a mí otra gran familia, vosotros que me leéis, que me animáis, que siempre estáis a mi lado.  Los malhumorados, enamorados, los poetas, los paisanos, las chicas coquetas, para algunos tiranos jajajaja.

Todos necesitamos de los demás y más en estas fechas.

Os deseo feliz navidad, o felices fiestas o simplemente que seáis felices con quien tengáis a vuestro lado.


Os mando un beso, a cada uno de vosotros,  colmado de buenas intenciones, buenos deseos y muchas horas de compañía para este nuevo año.





viernes, 19 de diciembre de 2014

Ahora que acaba el año.....



Ahora que acaba el año, quiero brindarte las palabras más  sinceras que puedo dedicarte.

Hoy brindo por ti, por los momentos compartidos entre los dos, por las experiencias vividas contigo que tanto me enseñaron.

Brindo por las risas que me has brindado, por los mimos, los besos, caricias y ternuras que me has regalado.

Brindo por lo que el futuro nos tenía preparado y quedo olvidado en el pasado.

Brindo porqué sé que en algún momento de tu vida, recordaras que me has amado.

No importa que no estés a mi lado, brindo por ti, porqué mi corazón me lo ha demandado.

Valórate, cree en ti, siéntete único y amado.

 No pienses en los errores que cometiste en el pasado, piensa que tú paso por la vida te han formado, que dejas un rastro de amor, ilusión y sueños nunca imaginados.

Te amo, si te amo, quiero que lo sepas antes de que acabe este año.

Brindo por todas las palabras que me has inspirado, porqué si no te hubiera conocido, no se hubieran creado.

Brindo por la fuerza que me has trasladado, por los momentos difíciles que estuviste a mi lado.


Hoy, a solas conmigo, brindo imaginando el sabor de tus labios.

                                                                                                          Enmanuell L 


martes, 16 de diciembre de 2014

Y tu ¿ eres un milagro?


¿Existen los milagros?  Si existen

¿Existe el encuentro con personas que ya no están o avisan que ya no van a estar? Si existen.

Los abuelos se despiden, cuando el corazón ya les deja de latir, los padres te envuelven de aromas para explicarte que en  los momentos difíciles siempre los sentirás en cualquier parte, la sonrisa de tu abuelo, te ayudará cuando creas que ya es tarde para continuar intentándolo.

En la vida cada día es un milagro, el milagro de vivir, lo es.
Nacer sin ser deseado y sobrevivir a cada difícil etapa de la vida, recordando lo únicamente bueno de los momentos, lo es.

Sobrevivir a la muerte dos veces por dar la vida, es un milagro.

Que las personas que dejan este mundo se despidan de ti, es un milagro.

Cerrar los ojos al tiempo que caminas ´´hacia la luz´´ y retroceder, es un milagro.

Continuar sintiéndose una niña por muchas experiencias que la vida te ofrece, es un milagro. Dejar el orgullo a un lado cuando realmente quieres a otra persona, es un milagro.

Llorar, reír, amar….sí, es un milagro.

El milagro es dejar tu huella en los demás, siendo tú mismo.

Entenderlos incluso cuando ni ellos mismos lo hacen, en lo que valen, en lo que ves y sobre todo en hacérselo saber.

Una simple palabra de la persona que menos esperabas, puede hundirte para siempre o subirte el ánimo.

¿Por qué no amar a quien a ti no te ama?

El milagro es amar cuando el corazón te manda, aunque no se sea correspondido.

Mantenerse vivo, ilusionado, entregar tu alma sin descanso.

Sí, yo soy un milagro, soy luchadora a veces, según mi estado de ánimo.

Me entrego por completo, no importa a que nivel me hagan daño.  Soy impulsiva, positiva, inconsciente, ardiente, madura y la mayoría de las veces continúo siendo una niña.

Lo necesito, lo deseo, lo quiero, soñar siempre independientemente de la gente.

No sé ser de otra manera, lloro cuando me duele, río del más mínimo detalle, actúo por impulsos cuando el miedo me contrae.

Pero esa soy yo, no pretendo dar pena a nadie, soy como soy y por eso soy única e inolvidable.

Has cambiado mi vida, eso es inevitable ¿Que por qué eres importante en mi vida? Porque en un momento de mi vida hemos conectado, llámalo simplemente curiosidad, destino o falta de estabilidad.

No espero de ti una nueva vida, no  te necesitaré para dar un paso importante, simplemente que estés cerca, para darme tu apoyo y poder abrazarme, evitar sentirme un triste fracaso.  Los milagros existen, yo soy todo un muestrario.

Llega la navidad, momentos entrañables donde siempre falta alguien. Cada día que los recuerdo, no me falta el aire, me hacen entender, que yo, yo soy un milagro.

  Enmanell L 16 de Diciembre del 2014







domingo, 14 de diciembre de 2014

Los hombres, un peligro constante.


Hoy he leído un artículo que me ha llamado la atención, la preferencia de los hombres sobre las mujeres. Como todo va en gustos, rubias o morenas, altas o bajas, nacionales o extranjeras, etc….

En lo que sí coinciden es en  lo básico, pelo largo, pechos exuberantes, sonrisa amplia, que no incordien,  piel de melocotón, mirada limpia, nalgas tensas y sobre todo, sexo libre y sin preocupaciones.

Cada uno de ellos saben (o creen saber) como es la mujer de su vida, alguien a quién entusiasmar en la primera etapa de la conquista, impresionar con su valía y no con sus defectos, pasado un tiempo todo cambia, ellos tienden a creer que  una vez conseguido deben ser sumisas, madres de sus hijos, fieles por vocación, herederas de las costumbres de sus madres, conciliadoras entre su descendencia y ellos. La esposa perfecta.

Cuando se trata de una mujer infiel, quien no ha escuchado alguna vez, es tal o cual al tiempo que ellos al hacer lo mismo, son todos unos héroes a la vista de los demás.

Es curioso también el ´´sacrificio´´ al que son sometidos con las nuevas conquistas, invierten tiempo, ingenio, simpatía, música, poemas, historias ficticias que resultan totalmente creíbles para la presa de turno. Si, presa de turno, porque para ellos las mujeres son eso, retos que conseguir y una vez finalizado, ya tienen en mente la próxima conquista.

Sobre todo lo que una mujer valora en un hombre, es el simple hecho de ser escuchada, atendida y valorada. Dejar de ser quien siempre escucha, empatiza y comprende, para ser un mínimo periodo de tiempo, una persona con opinión propia.
Cuándo una mujer lleva la iniciativa, simplemente da miedo, existen muchos calificativos para ocultar ese miedo o simplemente se ignora.

Una gran persona de mi entorno, dijo en su momento, que si hombre no quería a su madre difícilmente, podría querer a una mujer, la mayoría de los hombres que son padres y ya no están en el hogar familiar, olvidan que sus hijos también tienen madre, que las diferencias entre ambos no deben ni pueden romper esos vínculos tan importantes. Ni un padre deja de ser padre, ni una madre deja de ser una madre.

Enamorarse de alguien nuevo en tu vida es casi inevitable, alguien que te mima, te besa, te sorprende y atrae. Todos somos vulnerables cuando te hacen sentir único e inolvidable.

No me posiciono en ningún bando, la vida me ha demostrado que cualquiera de los dos cometemos fallos.

Lo admito, en mi vida siempre ha habido un hombre, soy hija de un hombre, madre de un hombre……..

Los hombres, un peligro constante.
                                                                                            Enmanuell L 14 de diciembre de 2014



jueves, 4 de diciembre de 2014

Fin de semana de puente


Llevo varios días descentrada, nada de lo planeado ha salido como esperaba. Comienzo a necesitar evadirme y decido hacer una escapada de fin de semana, ojeo mis redes sociales, entre ellas uno de los comentarios llama mi atención, no queda lejos de casa y me vendrá bien cambiar de aires.

Un  vestido negro, falda y top informal, ropa interior, mis cómodos zapatos rojos, un par de medias con liguero,  completan mi equipaje.

Dejo un mensaje escrito muy escueto a quien pueda interesar: Volveré el lunes.

Dos horas y media más tarde, paro el motor de mi coche frente al hotel, es pequeño y coqueto, me encanta. La gente por las calles sonríe, cada una de las calles que recorro esta iluminada, con luces de colores acompañada de los típicos villancicos, la navidad se ha adelantado.

Tras dejar la maleta en mi habitación, dejo correr el agua en el baño hasta llenar el jacuzzi. 

Disfruto de un largo baño, dedicándome después a vestirme. Deslizo por mi pie la una de las medias, dejando el ligero bajo mi vestido negro.

Salgo a la calle, no conozco el pueblo y estoy algo perdida, deambulo sin rumbo hasta llegar a una cafetería repleta de gente degustando una de las  tapa populares. Uno de los chicos me ofrece una de ellas sonriéndome y acepto.

Amablemente se ofrece a enseñarme el pueblo al explicarle que solo estaré el fin de semana, parece conocerlo bien y su compañía me agrada.






Paseamos por las calles al tiempo que me explica lo más relevante de su pueblo, lo miro ensimismada intentando retener alguna de sus palabras, su voz es dulce y su sonrisa me embelesa. Paramos frente al ayuntamiento, me invita a conocer el lugar donde trabaja, llegamos a su despacho cediéndome el paso y cerrando la puerta tras de sí.

Agradezco cuando me invita a que tome asiento porque me fallan las piernas, no sé si hubiera aguantado un segundo más sin desmayarme delante de este hombre, su presencia es imponente, tiene una mirada penetrante y cautivadora que resalta aún más sus hermosos ojos marrones, su rostro de facciones bien definidas perfectamente afeitado me resulta tremendamente atractivo, tiene las manos grandes, cuidadas y suaves, espalda ancha, brazos fuertes, la camisa le queda ligeramente pegada, aunque su cuerpo no llegaba a ser escultural se nota que lo cuida y entrena en el gimnasio, el traje color blanco que lleva es caro, muy caro, la camisa y la corbata de seda fina han sido elegidas con un gusto exquisito. Su voz sutilmente aterciopelada

La manera que sus ojos me miran, develan su gran concentración, como sus labios se mueven seductoramente, encienden algo en mí, que no puedo explicar. Se acerca a mi decidido, sus manos varoniles rodean mi cintura aquí mismo, me levanta sobre su escritorio y me besa apasionadamente despertando en mí el deseo, su suave mano retira mi pelo del cuello besándomelo, besa cada parte de mi cuerpo succionando mis pechos, sus manos suben mi vestido dejando visible mi tanga húmedo, sonríe al acariciarme y notar el deseo que incita, su sonrisa hace que sea yo ahora quien quiere jugar, me acerco  a él acorralándolo junto a la pared, pego su cuerpo con el mío frotando mis pechos contra él, pego mi cuerpo lo más posible a su miembro.

Retrocedo hasta su escritorio sentándome en él, me quito el tanga apoyando mi pie sobre su sillón, le dejo ver mi monte de venus, depilado, sonrosado y mojado. Me acaricio y gimo para ver sus expresiones. Se acerca a mi despojándose de su camisa, sus ojos marrones se han vuelto de un color rojo fuego, beso sus apetecibles labios dejando que mi mano desabroche su pantalón, me deslizo por su cuerpo dejando su pene liberado en mi mano, lo acaricio con mimo disfrutando al notar como se endurece por momentos, gime, lo miro, deseo hacerlo disfrutar, beso su polla con mis labios, su respiración se entrecorta animándome a saborearla con mi boca repetidamente, muerdo su glande, su mano presiona mi cabeza follándome la boca.




 Quiero que me penetre, mi cuerpo arde, inmediatamente me apoya en la mesa, se coloca encima de mí y bajando sus manos comienza a rozar la punta de su polla por mi clítoris. Estoy tan caliente al oír sus palabras...me penetra sin tregua,  casi me muero en el primer orgasmo. Comienzo a correrme y él, me penetra salvajemente provocando en mí un orgasmo mucho más prolongado y placentero.

Lunes por la mañana, relajada tras el fin de semana, vuelvo al trabajo.


Enmanuell L 5 de Diciembre de 2014




martes, 2 de diciembre de 2014

Llega la noche



Vuelve a llegar la noche, intento cerrar mis ojos, tu imagen vuelve a mi mente.

Me distrae, me entretiene, siento tu aliento en mi cuerpo, me estremezco, me compadezco.

Soy aliada de tu lujuria, de tus juegos, de tu insaciable furia al hacerme tuya.

Perderte me parece tan incoherente, mantengo mi mente engañada, mi sonrisa ante la gente.

El deseo se hace permanente, el insomnio me pretende, la noche se alargara tristemente.


Dejare que esta noche, tu recuerdo, sea mi dueño nuevamente.
   

Enmanuell L 2 de Diciembre de 2014




sábado, 22 de noviembre de 2014

Buenas noches mundo, otro día que se va.


Pensar en otro día que se va. 

 Compañera de mi viaje, la soledad.

Ilusiones marchitas buscando la felicidad,

rebelde deseo que se difumina,

cuando creo que la he logrado alcanzar.

La brisa del mar me devuelve la serenidad.

 No siento tristeza puede que este sea mi lugar.

¿Por qué intentar luchar si el destino juega a ganar? 

Soy rebelde sin poderlo evitar, mañana volveré a intentarlo, 

el amanecer, me invita a luchar, por un motivo,

por un sueño,por algo que quizás no ocurra jamás, 

saludare al sol con una sonrisa,

dejando atrás la oscuridad de la silenciosa noche que llego a su final.

                                                                       Enmanuell L 22 de Noviembre 2014


jueves, 13 de noviembre de 2014

El hombre de mi vida




Hoy es el cumpleaños del hombre de mi vida, la mitad de mi corazón.

Un hombre deseado a su llegada, un hombre por el que he luchado, sufrido, reído y soñado.

Un hombre que siempre estuvo a mi lado, con una sonrisa, una caricia o simplemente un abrazo.

Un hombre que lo dice todo con una mirada, su alegría, su enojo, su empatía, su amor y perseverancia.

Un hombre que no deja de ser niño, que se ha mantenido a mi lado en los momentos más duros y menos deseados.

Un hombre que con su primera sonrisa, me inyecto vida, fuerza, ánimo y la valentía para estar siempre a su lado.

Un hombre que se ha desvelado, al pensar que mi vida se mantenía en un suspiro casi helado.

Un hombre del que estoy orgullosa, me hace sentir plena, cómplice, él es mi mejor aliado.

Un hombre inocente, un poco trasto, un hombre que aprende de sus errores cada día.

Un hombre con sentimientos, capaz de retener su llanto si yo estoy a su lado.

Un hombre que al llegar a casa, me recibe con un abrazo.

Un hombre orgulloso de su hermana, que lucha por ella con todas sus entrañas.

Un hombre con tanta fuerza interior, que cubre con una sonrisa, cualquier atismo de dolor.

Hoy me siento especialmente orgullosa de ser su madre, es sin duda, el hombre de mi vida.


Felicidades peque, 12 años de amor, te quiero con toda mi alma.



martes, 4 de noviembre de 2014

Descansa, Papa.



El día amanece, un día triste, casi estremece. Salir a la calle, serpenteando entre la gente.

La lluvia despeja, una noche doliente.

Tu sonrisa parece latente, descansar de una vida que te hirió mortalmente. Tus ojos cerrados, me hacen llorar de forma permanente.

Respiro la fría brisa, que  me acoge gélidamente, es un dolor que he intentado tener lejos de mi mente.

Recuerdos, sonrisas, llantos, no hay espacio para la demás gente, solo la familia, permanece unida fuertemente.

Preguntan cómo te sientes ¿cómo explicarlo si tú misma no entiendes lo que siente tu mente?

No sufres, no ríes, tu cuerpo esta inerte.

Deseo pensar que te sientes complaciente, que recibes todo lo que una vida supo ofrecerte, recibir de los demás, el valor, la cortesía, el cariño y respeto que ofreciste el tiempo que tu corazón se mantuvo latente.

Te observo fijamente, soy parte de ti, soy parte de lo que deseaste dejar en el presente.

Hoy estoy  cansada, derrotada, sin entenderte ¿por qué tuve que perderte cuando aún tenías tanto que ofrecerme?

Descansas, callado, observando, en un gesto congelado, se acabó tu tiempo, papa, jamás estarás en el pasado.

Estarás en mi futuro, en mi corazón, en mi mente, en cada momento triste y también en el más especialmente preparado.

No lo dudes, dejas huella, en tus hijos, tus nietos y también en ella, la mujer que estuvo a tu lado, unas veces de buenas, otras te dio de lado en cada uno de vuestros enfados.

Lo siento, no me siento fuerte, tu decisión me ha sacudido fuerte.

Has decidido cómo y cuándo irte, estabas demasiado cansado, tu cuerpo dijo   : hasta aquí he llegado.  
Seis hijos, seis dolientes, seis partes de un cuerpo mutilado, cada uno de nosotros respetamos, la forma en la que decides irte de nuestro lado, no lo asumimos, no lo aceptamos, es tu decisión, algo que solo estaba en tu mano.

De camino a tu destino, observo el cielo, el sol y la luna se han dado la mano, ambos han decidido acunarte cuando viajes a su lado.

Me pierdo en la esperanza, has dejado atrás con una sonrisa, tan amargo trago. Te acompaño en tu viaje,  un fuego helado será tu más fiel aliado.

Descansa, Papa, el sol,  el viento y la luna harán que no sufras más,  te queremos, no lo dudes, nos has dejado un hermoso legado que jamás podremos olvidar.


Enmanuell L 




domingo, 2 de noviembre de 2014

...Y eso es lo que siento contigo,


...Y eso es lo que siento contigo,

lo intenso, lo prohibido.

El placer de lo escondido,

de los besos contenidos,

de los gemidos ininterrumpidos.

Ignorar el limite contigo,

sentirte en cada suspiro.

No es amor, es el placer de lo prohibido.

Enmanuell L

lunes, 27 de octubre de 2014

Solo tú



Solo tú, conoces mi secreto, mi deseo, mi ilusión.

Solo tú, conoces mi piel, mi timidez, mi  deleite.

Solo tú conoces mi desazón, mi delirio, mi pasión.

Solo tú me posees en plenitud, invadiendo mi mente, mi cuerpo y mi actitud.

Solo tú, haces que desee complacerte, mimarte, besarte, poseerte.

Solo tú, sabes cómo detenerme, conseguir centrar mi mente.

Solo tú, sabes entregarme al cielo, en un orgasmo único y placentero.

Solo tú, me agotas, me haces tú sumisa y me derrotas.

Solo en tus brazos, he desfallecido dejando mi aliento en un quebranto.

Solo tú, lo has conseguido,  dejando mi cuerpo, pendiente de un hilo.

Solo tú me estremeces, con tú sonrisa, tus extrañeces.


Solo TÚ, consigues  que realmente sea YO.

                                                                               Enmanuell L 

sábado, 25 de octubre de 2014

Por los maestro, que ejercen por devoción y no por obligación.



Hoy me siento orgullosa? Si, lo estoy.


Orgullosa porque sabiendo todos mis defectos, he comprobado que también tengo virtudes.

Las Virtudes con las cuales  dejo a mi paso huella de mi presencia, siempre intentando ser  humilde, en un segundo plano, creyéndome poca cosa al contemplar las cualidades de los demás.

Hoy, tras un largo y duro día, en un hipermercado, mi mirada ha tropezado con la mirada del pasado. 

Sonrió sí, siempre estuvo a mi lado a pesar de mi tierna edad en la cual, yo, intentaba pasar desapercibida.

Sus ojos, de un azul inmenso, su cálida  y gran sonrisa, sus acertadas palabras en mis momentos de desconsuelo.

Contemplar su sonrisa acompañada de un hola, escuchar sus palabras con el brillo de sus ojos, admitiendo la empatía y simpatía que siempre hubo entre ambos.

Si, hoy me siento orgullosa al saber, que siempre he tenido personas especiales a mi lado.


Gracias profe don Fernando, por tu apoyo, por tu sensibilidad, por tu amistad, por tus lecciones de humanidad, por hacer que, algunos años después, me vuelva a sentir una niña entusiasmada y entregada  a  tu forma de enseñarme,  que lo más importante en esta vida, es siempre aprender de lo bueno y lo malo,  que debo sentir y actuar con la vida, como lo sienta en cada instante.

Enmanuell L 


miércoles, 8 de octubre de 2014

Buenas noches mundo, al final, todo es soñar.


Dice mi psicólogo, que escriba sobre el motivo por el que cometo fallos, fallos que yo misma he llegado a confesar.

¿Cómo escribir sobre una realidad?

La mayoría de las veces, sabes cuándo y por qué los cometes.

Sabes de antemano, solo con una mirada, cuál será el final.

Lo consientes, piensas que la culpa es tuya, no es difícil que sea así, se encargan que lo hagas tu realidad.

El día acaba, las luces se apagan, es tú momento de tranquilidad.

Es entonces cuando te aíslas, sueñas, imaginas otra realidad, un mundo paralelo, que es tu mundo, cuando comienzas a soñar.

Vuelves a cometer el mismo fallo, sin poder o saber, de qué forma te puedes revelar, siempre hay una excusa, un motivo o un momento  para volverlo a intentar.

Buscar ayuda, consejo, apoyo y te vuelves a sentir mal.

Quien quiere no puede, quien debe no quiere, quien lo desea no debe.

Bendita soledad, que te deja soñar.

¿Por qué tienes que fumar? ¿Por qué tienes que beber?  ¿Por qué tienes llorar? Porque, porque, porque…. ¿Por qué nadie te puede ayudar?

Que la vida son dos días, que los años no dejan de pasar, que la vida te entristece cuando intentas darle otra oportunidad.

Los consejos son sabios, cuando no vives una realidad.

¿Qué a veces llegas a avasallar?

¿Qué a veces incomodas la vida de los demás?

¿Qué no piensas en las oportunidades que les puedes llegar a malograr?

Sí, es cierto, como también es verdad, que no lo puedes evitar.

Dice mi psicólogo, que todo es fácil de hablar……y digo yo ¿por qué yo no lo puedo solucionar?

¿Por qué la vida siempre pone trabas a la felicidad?

Buenas noches mundo, al final, todo es soñar.

Enmanuell L  8 Octubre de 2014



Una deuda pendiente



Sentada en un gran sillón, al fondo de un largo pasillo, con solo un collar y un body rojo, un vaso de whiski en mi mano, con uno de mis dedos, bordeando el contorno de la copa esperando que la puerta se abra.

Media hora después el sonido de la llave me alerta, la luz del rellano es la única presente en la vivienda, continuo en la oscuridad dando un ligero sorbo al licor, mi respiración se acelera.

En el marco de la puerta, revisando el correo, su silueta me excita, lo miro fijamente disfrutándolo. Antes de saber cuál va a ser su reacción, el interruptor cambia de posición alumbrando el habitáculo, al final del  largo pasillo su sorpresa lo espera.

-Hola, te esperaba.




-¿Qué haces aquí? ¿Cómo has entrado? -Se mantiene a una distancia prudente.

-¿No me saludas?

-Podemos hablar desde esta distancia.- No quiere acercarse aunque sus ojos recorren mi cuerpo.

Cruzo mis piernas, apoyando mi codo en el reposa brazos, mis dedos comienzan un tímido juego arqueando mechones de mi pelo, los dedos de mi mano derecha dibujan semicírculos cobre mi pecho.

-¿A qué has venido?- cada palabra suya es un paso más hacia mí. Su aroma comienza a envolverme, dejándome llevar por mis instintos, me reincorporo en el sillón dejando mis brazos apoyados. Mirándolo fijamente a los ojos le respondo:

- He venido a cumplir una vieja promesa. Una de mis manos retira mi melena de mi cara, volviendo a bajar por mi rostro, mis dedos juegan con mis labios.

Sus ojos siguen el juego, sus pupilas cada vez más dilatadas me inducen a continuar con mi juego.
Dejo que mi mano baje por mi cuello hasta mi pecho, pellizco con mis dedos húmedos uno de mis pezones, erecto, me encamino al otro. Mis dos manos se dedican a acariciar mis pechos.
Noto su mirada cada vez mas encendida,

Desahoga su corbata sin dejar de mirarme, al tiempo que se sirve una copa casi instintivamente.
Mi mano se desliza por mi cuerpo dibujando sobre mi ombligo sedosos círculos, comienza a despojarse de su chaqueta, dejándola caer al suelo.

Mi rodilla se contrae apoyando mi pie en el filo del cálido sillón, su mirada mi provoca, muerdo mis labio inferior, mis dedos celosos, se apresuran a ser mordidos, esta claro, lo deseo.
Apoyado en la pared me observa.

El calor que desprende el centro de mi deseo, hace que desee mitigarlo, desciendo mi mano con suavidad, mi respiración se acelera al tacto con mi clítoris excitado, la humedad que lo inunda no me sorprende, siempre me excito de forma incontrolada.

Acaricio  mi vulva con su mirada fija en él, pequeñas descargas de placer acompasan el movimiento de mis dedos, siendo cada vez más acelerados.
Su mano acaricia su entrepierna, la silueta de su marcado pene hace que mi cuerpo se inunde en un estallido de placer cerrando mis ojos ante tal intensidad.

Bruscamente mi cabeza retrocede, de pie frente a mí, su mano acaricia mi cuello, lo miro, me sonríe con fuego en la mirada, le sonrió, sé lo que desea.
Mi mano acaricia su pene sobre el pantalón, un gemido ahogado al notar su pene palpitando en mi mano.

Bajo la cremallera, introduzco mi mano liberando su glande húmedo, lo rozo con mis dedos, su cuerpo tiembla, me siento una diosa al comprobar el placer que le dedico.
Acerco mi boca dejando que sienta mi aliento sobre él, beso la cabeza de su pene lamiéndola con mimo, su cuerpo se arquea, su cabeza retrocede.

Su impaciencia es notable, con su mano en mi cabeza presiona su cadera contra mi boca dejándola repleta de su enorme virilidad.

Mi lengua saborea cada milímetro, mis labios presionan con ansias en cada embestida. Su mano busca mi pecho apretándolo con locura, mi excitación es máxima, intento acariciar mi clítoris ansioso de caricias y enfurezco al comprobar que él me lo impide.





Con un rápido movimiento, mi cuerpo queda con él a mis espaldas, arropada al sillón sube mi pierna dejando exponiendo a él todo mi deseo.

Sus expertas manos juegan con mi vulva y la entrada de mi ano, hace que mi cuerpo se inunde el segundo de mis orgasmos no tarda en llegar, mis piernas tiemblan casi haciéndome caer, sus manos me sujetan con fuerza.

Sin pensarlo dos veces, su glande ronda mi ano, siento la presión al entrar con decisión dentro de mí.
No sé si es placer o dolor, sé que disfruto cada embestida que me dedica.

Sentado en el gran sillón, se relaja mirando cómo me visto de nuevo, dándole un suave beso, me despido:

-Promesa cumplida


Enmanuell L 8 de Octubre de 2014





lunes, 6 de octubre de 2014

Un baño al atardecer



Accedo al baño girando el pomo de la puerta, la melodía que inunda la habitación me invita a entrar.
El aroma que desprende me invade, sacudiendo todos mis sentidos, cada detalle está dirigido a guiar mi camino. Como una serpentina, la niebla de vapor escapa por la puerta dejando poco a poco visible la zona del jacuzzi.

Deslumbro su pecho calmado, regado de diminutos caminos hechos por gotas de agua que disfrutan el camino recorrido por su piel. Imagino mi lengua recogiendo y saciando mi deseo con ellas, envidiando su recorrido.

Dibujo con mi mirada la silueta de su cuerpo, desciendo por su cuello, paseando por su barba creciente, desprende el cansancio del día.
Siento el deseo de acariciarla, rozar con mis dedos sus labios entreabiertos, besar sus ojos, uno a uno.

Frente a él desabrocho uno a uno los botones de mi camisa, deslizándose  por mi espalda, me invita a compartir su baño, su rodilla emerge del agua llamando estrepitosamente mi atención, el deseo me invade al desear rozar con mi mano su piel, dejándola saciarse del camino prohibido que marca mi camino.

Entre sus piernas mis pechos encendidos reclaman el tacto de su piel, que ya creían perdido. Son mis labios los que ahora recorren su cuerpo, deleitándome en el recorrido.

Aumenta mi libido al posar mis labios sobre su pene su sonrosado pene, palpitaciones crecientes saciando mi boca, desliza sus piernas por mi cuerpo incrementando el empuje de su miembro viril.

Siento la yema de sus dedos pellizcar mis pezones excitados, guiándolos ansiosamente hacia su boca, deslizando mi cuerpo sobre el suyo hasta acceder a ellos. Me dedica un delicioso castigo, deslizando su glande por mi clítoris, llegando a desatar con desesperación el deseo de anclarme a él,  mi cuerpo se desliza  dejando que su pene habrá el camino.

Temblando de placer, navego sobre sus caderas, galopando entre la locura y el éxtasis, los gemidos de ambos dejan de ser mudos, los movimientos son cada vez más intensos, más profundos, más entregados y apasionados.

Me besa, entre intervalos muerde mis labios, su mirada ardiente incrementa el éxtasis de mi cuerpo, la respiración entrecortada ……..

…….tocan la  ventana de mi coche, excitada y acalorada me recompongo,  todo a sido un sueño.



Enmanuell L 6 de Octubre de 2014





martes, 23 de septiembre de 2014

Necesito ese momento





Necesito ese  momento, ese único momento en que te siento mío, sentirme frágil entre tus brazos, pensar y creer que jamás existieron lazos.

Tenerte sin estar, ser mío incluso sin desear.

Necesito ser frágil, sentirme de nuevo alguien especial a quien acariciar y desear.

No quiero reírme sin más, no deseo actuar con frialdad, levantar ese muro invisible con el cual siempre pienso ´´todo pasara´´ .

Aquí, sentada sobre la arena junto al mar, la calma me relaja, no existe nada, solo la marea baja.

Recuerdo nuestros pasos, esos pasos tímidos y apasionados, recuerdo ese abrazo, decidido casi sin ser pensado.

La brisa es fría, sobrepasa mi camisa dejando mi piel erizada, desesperada y abandonada.

Esa parte de tu alma, que atraigo y se siente atrapada, sigilosa me acorrala, sintiéndote  detrás de mi espalda.

La protección que siento tras mi rendición, me inunda, me consuela, siempre me deja huella.

Nunca dejare de ser tuya, mis palabras delatan tu ternura.

Fue un sueño vivido, disfrutado y revivido.


Despertar a la realidad, es algo con lo que tengo que contar, no hubo forma de poder luchar. 





martes, 19 de agosto de 2014

La estación de mi deseo




Conduzco mi coche sin rumbo, la autovía se encuentra solitaria, mi mente en blanco solo desea conducir.

Kilómetros y kilómetros sin parar, la velocidad crece, lo sé, lo veo, pero no puedo parar.

El resplandor de la una ciudad lejana, me devuelve a la realidad, reconozco el paisaje, la gran noria me saluda a  mi paso, mi pie deja de acelerar, recuerdos lejanos pasan por mi mente, la luz del intermitente se ilumina, casi instintivamente decido salir de la autovía, sin saber aún donde voy.

Calles desiertas, iluminadas por farolas parecen señalar mi camino. Un giro a la derecha, otro a la izquierda, un semáforo, conduzco sin rumbo cuando mi respiración se acelera, reconozco el paisaje.

Un último giro a la izquierda, las estrechas calles dejan paso a un solo aparcamiento donde detengo el motor de mi coche. Un escalofrió recorre mi espalda, la sensación recorre mi cuello, mi piel erizada me impulsa a una de las puertas de los adosados.

Frente a ella sin llamar, me repito una y otra vez que debería marcharme, inconscientemente, mi mano se desliza por el pulsador del timbre. Siento deseos de huir, correr, desaparecer, pero mis pies están petrificados.

La luz de la segunda planta se ilumina, el sonido de unos pasos bajan la escalera, es mi oportunidad para desaparecer, mi mente lo sabe pero mi cuerpo lo ignora.

La llave gira, el pomo de la puerta entrevé un rayo de luz sobre mí. Sus ojos, esos ojos intensos, sorprendidos, mudos mirándome. Dejo que mi instinto me guié acercándome a él, mi mano acaricia su mejilla, observo como mis dedos recorren su piel, el calor de su cuerpo me abrasa deslizando mis dedos sobre sus labios, cuanto tiempo he deseado acariciar sus labios.



Lo deseo, lo deseo demasiado, me acerco a él con temor, mis labios desean besarle y lo hago, lo beso con mimo dejando mi alma sumergida, lo deseo con desesperación, saciando un beso deseado sin saber si es mutuo.

Disfruto cada uno de los segundos. Su mano recorre con seguridad  mi cintura acercándome a él, haciendo que crezca mi deseo. La puerta se cierra, nuestros pasos ciegos se dirigen hacia el salón, me desnuda a cada paso, mi boca recorre su cuello, gemidos ahogados comienzan a surgir en ambos.

Frente al sofá, desnudo su cuerpo ya excitado, sonreímos, los dos sabemos y deseamos lo que lo que va a ocurrir.

Le invito a sentarse, mi mirada se ha vuelto pícara, juguetona y decidida recorriendo con mis manos su pecho, deslizándolas por su cintura, beso su torso tras ellas,  dejándome caer arrodillada frente a él.  Le dedico cada uno de mis deseos, su pene erecto busca el calor de mi boca, dejo que sus impulsos salvajes de apoderen de mí.

Cinco minutos después, sus manos recorrer mis hombros invitándome a refugiarme en su cuerpo, ahora es él quien sonríe dejando su cuerpo a mi merced. Sin dudarlo me deslizo dejando que mi sexo acoja su gran pene, mi respiración entrecortada al deslizar mi cuerpo sobre él, derritiéndome por momentos, su lengua acaricia mis pechos dejando paso a su boca, encargada de morder mis pezones arrancando gemidos desesperados, sus manos empotrando y saciando mi ser.

La locura se apodera de mí abalanzándome sobre su cuello, lo muerdo, lo deseo, siento sus manos apresuradas recorriéndome, marcando el ritmo incesante de vaivenes lujuriosos.




El calor tan deseado comienza a invadir cada uno de mis poros, deseo dejarme llevar entre sus brazos, los mismos que detienen el frenético desenfreno.

-Te deseo- sus ojos encendidos me abrasan ante las únicas palabras que toman forma en toda la noche, su mano atrae mi cuello, su boca a dos centímetros de la mía me excita al oír sus palabras. Ambos sucumbimos al estallido de nuestros cuerpos.

Abro la puerta tras observar mi pasión prohibida descansar desnudo sobre el sofá.

El amanecer me acompaña hasta mi coche, es el comienzo de un nuevo día del resto de mi vida.


                                     Enmanuell L  19 de agosto de 2014






martes, 5 de agosto de 2014

Dejé de florecer

                                                                 



                                                           Dejé de florecer



Poco a poco me hundo, sin saber por qué, ¿te echo de menos? ¿Me afectó tú falta de querer?

Por amarte dejé desaparecer la mujer fuerte que nunca se dejó querer.

La sonrisa ya no florece en mi cara, he dejado que alcance su victoria, el innombrable, me cansé de luchar si no soy capaz de luchar.

El color apagado de mis ojos, delata lo que intento ocultar, pocas personas me visitan, los viajes por carretera ya no consiguen que vuelva a remontar.

Cerrar los ojos ante la realidad,  no quiero ver mi piel, cada una de mis cicatrices, me hacen pensar que ya todo debo de dejarlo pasar.

No como, no vivo,no duermo,  ya casi ni respiro, solo espero, arrinconada en mi sofá, que pase lo que tenga que pasar.

Quizás en otra vida sepa ver las cosas llegar, enterrar mi cobardía y dejar mis alas volar.

Estrellas de colores pasan ante mis ojos, no voy a pasar por la misma tortura otra vez, voy a cerrar los ojos y dejar que sea lo que tenga que ser.

Huir hacia adelante, en sueños lo puedo hacer, he intentado siempre ser yo, sintiendo y sufriendo en cada uno de los poros de piel.

Siempre he vivido muy rápido, llevando sobre mis hombros cargas de las que no me supe deshacer.

Espero, no sé el qué ,  solo espero, dejando que la brisa del recuerdo roce mi piel.

Momentos únicos, inolvidables, he dejado la mejor semilla que cualquiera persona querría ver florecer.

Mi mente me hará viajar a playas de fina arena, aguas turquesas, hermosos corales, dejando trabajar a quién sabe, que decida lo que yo tenga que acatar.

Será como siempre, cuando mi sonrisa oculte mi verdad, dejando entre ver, que todo acabará como tiene que acabar.                                                                  
                                                               
                                                                    Buenas noches mundo.

                                                                                     Buenas noches, Emmanuell L


       Enmanuell L 6 de Agosto de 2014 

jueves, 31 de julio de 2014

Amor adolescente





Sé que no me miras, sé que no me ves, sé que para ti no fui importante, solo fui un instante en tu vida galopante.

Lo que tú no valoras, será lo que un día recordaras, alguien que  fue capaz de quererte y desearte, sin pedirte algo que pagar.

Tocar tu cuerpo indecentemente, al saber tu deseo ardiente,  de una forma patente.

No pido someterte, cuando no deseas poseerme, deseas saberte consecuente ante tal deseo persistente

Fuiste el sueño  permanente de mi mente adolescente, no pronuncio tu nombre incoherente, lo hago sabiendo que siempre serás, mi amor eternamente.


Lo que en tu vida paso de repente, para mí, fue algo que siempre tendré en mi mente.


Enmanuell L 31 de Julio de 2014 




viernes, 25 de julio de 2014

A cinco minutos de ti

                                                     


                                                 A cinco minutos de ti


El día no había empezado bien, la discusión en casa acababa de ser más fuerte de lo habitual, la casa me estaba agobiando, recorriendo una y otra vez las mismas zonas.

Necesitaba salir de casa, sin saber dónde ir, mi top color vino y la minifalda vaquera, llaman mi atención.

La necesidad de salir es incipiente, las dos prendas son lo único que cubre mi cuerpo, recojo mi pelo en un alborotado recogido, cruzo mi bolso en mi cuello y traspaso la puerta intentando dejar atrás mis pensamientos.

Bajo las escaleras sin rumbo, llegando a pie de calle, observo a un lado y a otro sintiendo el agobio de la gente a mí alrededor.

Sin saber el porqué, levanto la mano y llamo un taxi.  En pocos minutos, un taxi para junto a mí, el chico lleva gafas  y una barba muy sugerente.

Me pregunta la dirección y simplemente le digo que conduzca, así lo hace, las lágrimas afloran en mis ojos sin pretenderlo.

Por el retrovisor siento como me mira, sus ojos me penetran, mis manos desean atraérlo subiendo mi falda, siento sus ojos en mi cuerpo,  mis lágrimas dejan de florecer poco a poco.

 Durante algún tiempo conduce sin intercambiar palabra, dejándome tiempo a querer resabiar la mala tarde.

¿Estás bien? _ Sus palabras me hacen sonreír dejando entrever mi escote a su mirada, sus sensuales labios 
son recorridos por su húmeda lengua.

El coche se detiene sin avisar delante de un local que no conozco, su mano aparece tras la puerta invitándome a salir, sucumbiendo a su invitación, entramos en el local sin hablar, me pide un combinado.

Sin pretenderlo,  sonrío ante un desconocido, la noche pasa ajetreadamente placentera.

Su mano me incita, sus ojos verdes me hipnotizan, sigo sus pasos con los latidos de mi corazón acelerado.  Entramos en una habitación vip.

La oscuridad me ciega, me mira, le sonrió, sin entender el por qué confió en el.
Me conduce por el habitáculo sobre un acolchado asiento de color beige, el tacto de su mano sobre mi espalda me excita, se acerca a mi despacio, dejándome sentir cada uno de los momentos, su excitación es palpable entre mis piernas.



Sus ojos fijos en mi me penetran, dejo que sus dejos me recorran bajando por el escote de mi top, dejando poco a poco mis pechos descubiertos.

Saborea  mi aureola al tiempo que acerca su boca, siento su aliento por momentos más cálido, no deseo rechazarlo  dejando que se acerque  su virilidad  a mi clítoris.

Mis gemidos aceleran sus caricias, mis manos desabrochan su vaquero dejándome acariciar lo que tanto deseo.
Su mirada se nubla al acariciarle, sonrió, ahora está bajo mi hechizo, dejo que mi boca aplaque o acelere su deseo.

Siento como acrecientan el ritmo de su cuerpo, su respiración me excita.
Sus sedosas manos  acarician mi pelo con determinación, en el clímax más deseado aparta mi boca de él.

Su mano ronda mi pierna, sube por ella al tiempo que mi falda ofrece mi sexo desnudo a él. Me acaricia suavemente aumentando mi humedad, haciendo que mis brazos se apoyen en su cálida piel.  Su boca ansiosa, se deleita en mis pechos dando pequeños mordisquitos a mis pezones, desatando en mí, la lujuria oculta que está deseando desatada.

Disfruto con cada uno de los movimientos de su cuerpo en el mío, su boca recorre mi cuerpo, sus palabras me excitan convirtiéndome en una mujer nueva.

¿Preparada? – me sonríe mirándome a los ojos, asiento con deseo y temor.
Su pene erguido masajea mi clítoris una y otra vez, el placer que siento me enloquece mi impaciencia, abriéndome a él como una amapola.

Su mirada encendida me penetra al mismo tiempo que su cuerpo entra en mi incesantemente, dejándome sin respiración.

Durante quince minutos, su cuerpo y mi cuerpo se entrelazan haciéndome descubrir posturas y sensaciones nuevas.

La música nos devuelve la calma, de madrugada la vuelta a casa es silenciosa y relajada, abriéndome la puerta al salir, se ofrece a ser mi taxista particular, cosa que sin duda, le volveré a reclamar.





Enmanuell L 25 de Julio de 2014